Mobile Menu

Basado en una fuente fiable

Frío y calor

En verano almacenamos el calor liberado, en el suelo debajo de nuestra fábrica. Cuando la temperatura desciende, aumentamos el calor de nuevo. Esto significa que nadie necesita utilizar su jersey de lana en invierno. Asimismo, almacenamos el frío del invierno en el suelo. Cuando el clima es cálido, aumentamos el frío para mantener las cosas en perfecto estado y frescas para el verano. De hecho, almacenamos agua a diferentes temperaturas en el subsuelo y la subimos de nuevo cuando es necesario. Esto significa que no encontrarás aire acondicionado o calefacción central en nuestra fábrica.

Luz
Para ahorrar en luces y electricidad, usamos tanta luz solar como sea posible. Hemos instalado "captadores de luz diurna" en el techo de nuestra fábrica. Los colectores de luz diurna son tragaluces que contienen un espejo que gira según la posición del sol. Lo bueno es que pueden iluminar una superficie de 100 m2 con la luz del sol. Sería difícil encontrar una lámpara que pudiera hacer eso. Pero desafortunadamente, el sol no siempre brilla. Por eso también hay luces LED para proporcionar luz en los días más oscuros. Se encienden y apagan automáticamente gracias a sensores de luz y detectores de movimiento. De esta manera, la luz nunca está innecesariamente encendida. O apagada.

Agua
El agua potable es para beber. Por lo tanto, usamos la menor cantidad de agua potable posible. Por ejemplo, cuando producimos camas, usamos agua en un sistema cerrado y tiramos de la cadena de nuestros inodoros con agua de lluvia. Sí, así es, con agua de lluvia. Incluso nos lavamos las manos con ella. Y si el aire es demasiado seco, humidificamos la fábrica con agua bombeada desde el suelo. Después de una limpieza adecuada, por supuesto. Tratamos el agua con cuidado: usamos agua potable cuando la necesitamos, y agua de lluvia cuando es posible. Sin embargo, cuando necesitamos agua caliente (por ejemplo, para el agua de los platos), entonces usamos agua potable, calentada por los calentadores solares en el techo.

La fábrica de madera
Armazones de cama, cabeceras y pies, patas y mesillas de noche, todo ello fabricado en nuestra propia fábrica de madera. Todo está hecho, fresado, taladrado, lijado y barnizado a medida. Barnizamos la madera con un barniz a base de agua, lo que en realidad significa que casi no contiene disolventes que puedan dañar el medio ambiente. Además, cada color de barniz tiene su propio tubo. Esto puede sonar innecesario, pero significa que no necesitamos seguir enjuagándolos, por lo que se desperdicia menos barniz (y agua). Otro beneficio más.

El serrín de la perforación y los restos de tela de cada banco de trabajo son eliminados por una instalación de vacío central. El material recolectado es prensado en ladrillos, que luego se utilizan como combustible. Esto no sólo es mejor para el medio ambiente, sino que también crea un lugar de trabajo libre de polvo y saludable para nuestros empleados.

La fábrica de costura más grande de los Países Bajos
Es importante para nosotros que tu colchón sea cómodo y esté bien hecho. Por eso, todos nuestros colchones están hechos por expertos en nuestro propio taller de costura. Todos los materiales utilizados aquí son cuidadosamente seleccionados y de origen local. Las bases de fieltro de nuestros colchones están hechas de poliéster y pueden ser recicladas a su gusto. Los restos de fieltro se utilizan para hacer asas que fijamos a la base de fieltro con la prensa. Las telas sobrantes se utilizan  eneralmente para hacer nuestros cojines Leavings. A veces también donamos las telas a una escuela, a un taller de Landal o a diseñadores, para que lo conviertan en algo bonito. Por ejemplo, un bolso o una chaqueta.

La división de barnizado de acero
Todos los componentes de la fábrica de acero (por ejemplo, bases de malla, marcos y patas) son barnizados en nuestra división de barnizado de acero. Los componentes empiezan pasando por la zona de lavado. Aquí se desengrasan, se les da una capa de fosfato (que hace que la pintura se pegue correctamente) y se enjuagan con agua y se secan en una secadora. Los componentes de acero se barnizan con barniz en polvo, un barniz seco sin disolventes que se rocía sobre los componentes. El barniz en polvo que cae en el proceso se recoge cuidadosamente en una bandeja, así todo es reutilizado.

Un sólo espacio para toda la producción
Combinando tres fábricas en una hacemos más con menos o, para ser más precisos, con menos espacio. Ahora sólo necesitamos el 50% de nuestra superficie total. Eso es una buena noticia, porque disminuye nuestra huella y reduce nuestras  distancias de transporte. En otras palabras, (en comparación con 2010) nuestra fábrica ecológica ya ha ahorrado cantidades significativas de energía y combustible fósil:

  • 90% menos de gas natural
  • 60% menos de agual
  • 30% menos de energía eléctrica, de la cual el 100% es energía eólica certificada

Y no nos detendremos aquí. En lo que a nosotros respecta, al mundo le vendría bien mucho más descanso. Después de todo, un mundo bien descansado es un mundo mejor.